Originario de la provincia de Málaga (Andalucía), el estilo Malagueñas del flamenco es una forma de música popular y dinámica. Caracterizado por patrones rítmicos rápidos y acompañamiento armónico, el estilo Malagueñas se considera a menudo uno de los estilos de flamenco más exigente técnicamente.

El nombre del estilo hace referencia a la ciudad de Málaga, situada en Andalucía. La ciudad es conocida por su clima cálido y sus playas de arena, así como por su rica y diversa cultura. El estilo Malagueña del flamenco está influenciado por las tradiciones moriscas y españolas, y a menudo se describe como apasionado, rítmico y emocional.

Muchos famosos artistas flamencos son originarios de la provincia de Málaga, como Juan Breva, Juan Reyes “El Canario”, Juan Trujillo “El Perote” y La Repompa. El estilo malagueño sigue siendo popular hoy en día, y a menudo lo interpretan tanto músicos profesionales como aficionados.

“Donde hay yeguas, potros nacen:

es un refrán verdadero.

Alante ,no hay que apurarse.

Buenas noches caballero,

por ser la primera pase”.

Juan Trujillo “El Perote”.

Álora, cuna de las Malagueñas

La malagueña, un palo tradicional del flamenco y que proceden de los antiguos fandangos, debe su nombre a la ciudad de Málaga. Y aunque el baile se asocia a esa ciudad, los orígenes de la Malagueña se encuentran en realidad en el pueblo de Álora, situado en la comarca del Valle del Guadalhorce, en el interior de la provincia.

Te puede interesar:  Zambombá Flamenca de Coín de gira

No fue hasta mediados del siglo XIX cuando se le denominó como un palo flamenco. Y aunque no tiene un estilo propio de baile, si que muchos artistas se atreven a interpretarlas sobre las tablas.

Hay que destacar que es uno de los estilos del flamenco llamados “libres” porque el cantante no suele ir al compás. Un copla de de entre 4 y 5 versos octosílabos y que suele riman de forma cruzada en asonante o consonante.

Existen diferencias de criterios entre los diferentes autores que hablan de las Malagueñas. Mientras que unos consideran este palo flamenco perteneciente sin dudar al “cante grande”, hay otros que lo denominan “cante fronterizo”, por encontrarlo entre el “cante grande” y el “cante chico”.

“Porque andando me desmayo

a las paeres m’arrimo.

Yo me encuentro dehvalío

sirviendo de mal vasallo.

Y tú la culpa has tenío”.

Sebastián Muñoz “El Pena”.

Procede del fandango malagueño

De esto si que no cabe duda, y ahí todos los estudios concuerdan que son los fandangos malagueños los que han dado forma a las Malagueñas. Eso si, hay estudiosos del tema que incluso se atreven a citar a los verdiales como parte de la influencia en este palo. Y hay que recordar que este otro cantar tiene también sus raíces en la comarca del Valle del Guadalhorce, en Almogía concretamente, por lo que no es de extrañar de que pueda haber influido en los cantantes flamencos.

Te puede interesar:  Concurso de cante Coín Crea Arte Flamenco
Malagueña de Paco de Lucía.

La Guitarra en las Malagueñas

En ningún momento es la guitarra la que lleva “la voz cantante”, siempre acompaña y permite que el cante se distinga y brille. Suele tocarse en LA menor, SOL, FA y MI mayor.

¡Gracias por tu valoración! post